FAE Stories

Estados Unidos

Bosques en California: gestionar los incendios para salvarlos

En los Estados Unidos, desde el año 2000 los incendios forestales han destruido app. 28.000 km2 de tierra cada año. En los últimos veinte años, la tasa de destrucción provocada por los incendios se ha duplicado. El aumento significativo de estas catástrofes naturales y el impacto social, ambiental y económico que han ocasionado han suscitado una preocupación creciente, por lo que la prevención y la gestión de incendios son temas de debate no solo en los Estados Unidos, sino en todos los gobiernos del mundo.

Efectivamente, es esencial encontrar enfoques innovadores y eficaces para contrarrestar un fenómeno cada vez más destructivo. Y es aquí donde las máquinas FAE están marcando la diferencia.

Una de las herramientas más eficaces para detener la propagación de un incendio es crear líneas cortafuegos. Se trata de senderos desprovistos de vegetación que se crean en el interior de bosques y áreas naturales. Las líneas cortafuegos no solo retienen el incendio dentro de una zona delimitada, sino que también son utilizadas por los animales salvajes para ponerse a salvo y por los equipos de socorro para apagar el incendio, así como para realizar los necesarios trabajos de mantenimiento de la vegetación.

A pesar de que a menudo los ecologistas las boicotean puesto que rechazan todo tipo de intervención humana en la naturaleza, en realidad las líneas cortafuegos han resultado ser sumamente eficaces para la conservación a largo plazo de nuestros valiosos bosques y de la fauna silvestre.

En los estados con alto riesgo de incendio como California, el uso de líneas cortafuegos es más importante que nunca. Brad Kingsley, el propietario de la empresa de mantenimiento de áreas verdes "Kingsley Management", nos cuenta: "En el pasado, California sufrió una fuerte desforestación y hubo una intensa actividad de supresión de incendios. Pero ahora el sotobosque lleva unos 100 años descuidado y de nuevo se producen incendios devastadores.
Tenemos que empezar a despejar el sotobosque y a reducir el número de árboles para que el fuego cuente con menos material de combustión.

Trabajamos con la RCD (Resource Conservation Districts) en el condado de El Dorado. Están haciendo una excelente labor para obtener los fondos necesarios para crear líneas cortafuegos, que se utilizarán sobre todo para proteger a las pequeñas comunidades locales”.

Kingsley y muchas otras empresas especializadas en todo el mundo, utilizan las máquinas FAE para la realización de líneas cortafuegos. La calidad y la tecnología FAE han supuesto un gran cambio en la gestión del territorio.

La trituración de árboles, arbustos y matorrales es una actividad ecológica y económica, además de ser una forma eficaz de preservar la calidad del suelo. Los residuos de trituración se dejan en el suelo para que proporcionen humedad y nutrientes vitales, así como para eliminar las malas hierbas. “Lo que me gusta de las máquinas FAE”, añade Brad Kingsley “es la calidad de trituración de la madera. El producto final tiene una calidad constante y nutre efectivamente el terreno. De este modo, se crea una alfombra de virutas que reduce el peligro de incendios y permite que la zona pueda ser aprovechada por los animales y por todos nosotros, incluso por los niños".

En FAE nos complace ver que nuestras máquinas trabajan activamente para resolver el problema de los incendios y nos enorgullece poder contribuir para salvar nuestros bosques de cara a las generaciones futuras.

Para más información: PT-175 

Comparte tu historia con nosotros! Contacto: communications@fae-group.com